Rita indiana o la osadía narradora

por el 12/04/17 at 3:51 pm

La  noticia que da cuenta de que la escritora, compositora y cantante dominicana Rita Indiana Hernández obtuvo  recientemente  el Gran Premio de Literatura,  concedido por la Asociación de Escritores del Caribe,  le ha revelado a mucha gente una “inusitada”  faceta de esta artista reconocida en el campo de la música.

Me ha sorprendido  mucho que personas de su generación y de las hornadas posteriores desconocieran que la estrella de Rita Indiana y los misterios es  también  una fértil y bien valorada escritora,  dueña de una  buena  bibliografía con títulos como son  “Papi”, “La estrategia de Chochueca”, “Nombres y Animales” y la reconocida  “La mucama de Omicunlé”,  merecedora del Gran Premio Literario, obtenido después de que resultara finalista en el Premio Bienal de Novela Mario Vargas Llosa en el 2016.

En sus obras Hernández (Santo Domingo, 1977) se ha revelado como una autora comprometida con el oficio y la experimentación,  inclinada a bucear en las profundidades de las realidades evidentes y subterráneas  de su tiempo y a dar muestras de su talante innovador y atrevido en el ámbito de la creación literaria.

Una de sus primeras obras, “Papi”,  de tinte autobiográfico,  es una novela narrada  por una niña por cuya fantasiosa mirada pasan las vivencias de su  progenitor,  un mafioso dominicano, percibido como un héroe por esa pequeña que lo idolatra.

A propósito  el crítico Juan Duchesne Winter califica a este personaje  como   “neomacho global”.  “El problema es que papi, como el Mesías, siempre aparece pero nunca llega. Así se cumple la falla íntima de una pasión dominicana, la brecha de toda pasión de la espera, narrada en una prosa que inocula el ritmo del perico ripiao en el pulso tecno, que inyecta la bachata en la sonata”, agrega.

Otros textos audaces

Poseedora de una potente vocación narradora, la intérprete y compositora  de la canción “El castigador” publicó en 2005  “La estrategia de Chochueca”, obra considerada por la reputada crítica literaria  Rita De Maeseneer  como un libro postmoderno del año 2000 sobre unos jóvenes marginados.

En este texto  la autora da testimonio del  uso desenfadado del  español dominicano de los años 90 de recién pasado siglo.  En ese contexto, la  adolescente narradora pretende  liberarse del aburrimiento causado por la sociedad  restrictiva y  puritana. Para el  crítico Néstor E. Rodríguez esta obra es  “la contribución más importante a la novelística dominicana de los últimos 20 años”. Por su lado,  Emilio Winter Montalvo la percibe como una tentativa de aprehender la posmodernidad propia de las sociedades periféricas.

Hernández,  además,  es autora de “Rumiantes”  (1998) y de “Ciencia succión” (2000). Sus poemas y narraciones iniciales  fueron compilados por Ediciones Cielonaranja, de Miguel De Mena, con  el título “Cuentos y poemas” (1998-2003).

Nombres y animales”,  otra apreciada  novela de Hernández,  fue publicada en el 2013 por Editorial Periférica. En esta narración  hace galas de la  libertad creadora y de sus  ansias de  experimentación creando historias  rocambolescas, con los tonos cáusticos  y frescos que van perfilando su estilo.

La autora ha continuado sus  aportes  literarios  con la galardonada  novela  “La mucama de Omicunlé”, sobre la que el jurado antillano ha dicho que es “una magnifica propuesta narrativa que condensa un Caribe auténtico, repleto de disonancias”, que “se desplaza por un sinnúmero de capas discursivas como son el sincretismo religioso, el adoctrinamiento, el narcotráfico, la corrupción política, la perspectiva de género, el deterioro medioambiental, el dolor y el escapismo”, que  se funden en un relato que mezcla lo coloquial con el ritmo fusionado de la música y el arte.

mpereyra@diariolibre.com

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud