El gran negocio de la data

por el 12/11/17 at 6:25 pm

Hace quince años resultaba improbable que alguna vez los datos transmitidos a través de las redes tecnológicas tuviesen mayor valor que el petróleo, el llamado oro negro de la economía.

Pero la revolución tecnológica de las últimas décadas ha cambiado la correlación del poder prevaleciente en el pasado siglo XX, precisamente por la altísima cotización que poseen empresas dedicadas a trabajar con data y a transmitirla por el ciberespacio.

Las sociedades gigantes la esfera tecnológica han transformado la economía mundial.  Hoy las cinco compañías más cotizadas pertenecen a ese sector, son jóvenes y tienen influencia planetaria y amplias perspectivas de continuar ensanchando sus influencias.

Hablamos de Apple, Google, Facebook, Microsoft y Amazon. Cada día agrandan sus dominios sobre vastos sectores, que adquieren con avidez sus ofertas y se someten a sus estrategias comerciales sin replicar, como si estuviesen seducidos por los encantos de una constelación de magos.

Entre las 10 mayores compañías del mundo nueve son americanas. El imperio de Estados Unidos se basa en su apuesta por la innovación.  Silicon Valley es el centro de las empresas más apreciadas del orbe: Apple, Alphabet, Microsoft, Amazon y Facebook.

Sin dudas, la tecnología se ha impuesto a sectores industriales tradicionales como la energía o los fabricantes de coches. Consumo, farmacia y telecomunicaciones son, después, las áreas de negocios más cotizadas.

La sociedad postmoderna sería inconcebible sin Apple, Google, Facebook, Microsolf y Amazon y otras firmas que influyen cotidianamente en un mundo que se paralizaría sin los servicios de conexión y transmisiones de datas.

El salto ha sido formidable e impensado décadas atrás. Gracias a esta inconmensurable veta de caudales han surgido fabulosas fortunas, se ha agilizado asombrosamente la comunicación y originado, a la par, numerosos problemas para los cuales no existen aún soluciones definitivas como los robos de identidades y de dinero, la difusión al instante de noticias falsas, los constantes hackeos, conflictos por derecho de autor, invasión a la privacidad y acoso cibernético.

 

mpereyra@diariolibre.com

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud