Nuevos gustos culinarios en la cultura dominicana

por el 10/12/17 at 3:33 pm

En algún momento habrán de registrarse detalladamente los cambios gastronómicos que ha experimentado la cultura dominicana, desde mediados del siglo pasado hasta nuestros días, cuando se hace evidente que prevalecen nuevos patrones que marcan la forma en que se alimenta la población.

La gran cantidad de platos de  origen foráneo que hoy se consumen en esta media isla, gracias a las influencias culturales, la globalización y la promoción mediática, han cambiado paulatinamente el panorama gastronómico de la República Dominicana.

Actualmente, la propuesta de comidas sobre todo en Santo Domingo es tan variada que se pueden encontrar numerosas ofertas de la culinaria norteamericana, francesa, española, italiana, china, árabe, brasileña, colombiana, venezolana y de otras culturas.

La exitosa y apabullante llegada de la “comida rápida”, a través de famosas cadenas como Burger King, Wendy’s y  McDonald’s, de impacto planetario,  iniciada en  las últimas décadas del pasado siglo XX,  han contribuido a transformar los gustos culinarios, sobre todo de las últimas generaciones, que prefieren desayunar o cenar con algunos de sus productos,  antes que hacerlo con mangú acompañado de huevo frito, yuca salcochada, casabe u otro plato tradicional dominicano.

La infaltable “bandera”, servida al mediodía, la cena o el desayuno con plátano u otros “alimentos pesados”, que solían consumirse en casi todos los hogares en ciudades y campos en décadas pasadas, han sido sustituidos en muchos casos por las “batidas”, los sánduiches y algunos platos de las dietas veganas y bajas en grasas que han adquirido importancia para las personas interesadas en cuidar la salud.

Si bien buena parte de la población sigue degustando  platos típicos como el sancocho, el locrio, las habichuelas guisadas, el arroz blanco, el moro,  los guandules y las carnes cocidas al estilo criollo, el chicharrón, las populares frituras y  los plátanos maduros al caldero, también se han sumado a la dieta cotidiana las pizzas, los espaguetis y otras pastas de  origen italiano, comidas chinas como el chowfan y chop suey, la paella española, el tipile y  los “niños envueltos”,   de origen árabe, la cachapa venezolana y  hasta la bandeja paisa colombiana.

Además, de ciertos platos arraigados en la tradición criolla, como el mofongo, han surgido nuevas variantes como el mofonguito, el mondofongo, el cangrefongo, el patifongo y el mofongolight, entre otros. ¡También se estableció el reinado del picapollo y sus variedades!, extendido por toda la geografía nacional.

Igualmente, del sancocho, rey de la culinaria criolla, han surgido otros platos como el sancocho de vegetales, el de tres carnes y el sancocho de siete carnes.  De los tradicionales pasteles en hoja, se han creado los pasteles rellenos cangrejo, queso y otros productos,  y los pasteles de yuca.

Otro platillo surgido en los últimos años es la “yaroa”, muy popular en ciertos segmentos de la población.  Se le atribuye su creación a la culinaria cibaeña moderna, y es una combinación de plátanos maduros o papas fritas, carne, queso y salsas como la mayonesa y el “cachú”,  que arrasa entre los más jóvenes.

Sin dudas, todos estos cambios registrados en la gastronomía nos muestran que la cultura nacional sigue transformándose, de manera paulatina y cuasi silenciosa,  en medio de la jarana política y el bullicio callejero, debido al impacto foráneo en la vida cotidiana de una población cada vez más abierta a las influencias y a la experimentación.

mpereyra@diariolibre.com

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud