A propósito de chapear y del chapeador viral

por el 17/12/17 at 4:00 pm

El desenfado que caracteriza la interacción y comunicación de las últimas generaciones de la población dominicana ha originado el surgimiento de nuevas connotaciones para palabras que antes conocíamos por tener un solo significado.

Pongamos el ejemplo del dominicanismo chapear, registrado por el Diccionario del Español Dominicano, que le atribuye los siguientes significados:  1. Podar las partes altas de algunos árboles y arbustos. 2. Limpiar un terreno de maleza y hierbas con machete.

Sobre la palabra chapeador, ra, el libro publicado por la Academia Dominicana de la Lengua expone que este adjetivo/sustantivo se refiere a la persona que desyerba y limpia un terreno a machete. En segundo lugar, indica que está referido a la persona que suele pedir dinero con frecuencia. Pero en este caso la explicación se ajusta más al pedigüeño, que, según el Diccionario de la Real Academia Española, es quien pide con frecuencia e impunidad.

No obstante, las explicaciones del diccionario de dominicanismos no se refieren a la connotación que le da la generación de hablantes contemporáneos, para quienes chapear quiere decir obtener dinero hábilmente de la persona con la que se mantiene una relación sexual o afectiva.

En la actualidad, el adjetivo chapeadora se les atribuye a mujeres que obtienen ventajas económicas gracias a sus relaciones con hombres pudientes. Incluso, es vox populi que ciertas presentadoras de televisión han sido llamadas con el calificativo en medios de comunicación y ellas lo han negado.

Sin embargo, en los últimos tiempos también el mote de chapeador se le ha endilgado al hombre que obtiene dinero, regalos o beneficios de la mujer con la que tiene lazos pasionales.

De hecho, el “famoso” Glyn Thomas, el británico que llegó al país sin un dólar en el bolsillo, para encontrarse con la dominicana Wilma Soto, a quien “conoció” a través del Internet, ha sido criticado en las redes sociales por ser “un chapeador”, pues se ha demostrado que pretendía resolver sus problemas económicos con ella, que también se imaginó salvada de la miseria por el extranjero. En ese caso, se trata de un intento de chapeo mutuo, vuelto “viral”,   frustrado por la pobreza de ambos pretendientes.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud