La realidad, materia literaria

por el 20/03/18 at 2:08 pm

¿De qué escribe un narrador de ficción?

Pues sobre la vida pasada y la presente. Sobre la gente y lo que siente. También retrata presunciones, debacles, tragedias, amores, traiciones y quimeras.

Además,  quien escribe refleja su mismidad y sus percepciones, aunque se escude en personajes que aparentemente no se le parecen. El caso es que casi siempre el autor termina desnudándose tras las mamparas de sus palabras y las historias contadas.

Es fascinante saber que la materia literaria es  proporcionada por  la vida en todas sus expresiones y matices, pues no hay existencia simple ni pobre, pese a que se pueda pervivir en la carencia material  y en la aridez existencial en determinadas etapas.

Sostengo la tesis de que todo ser humano es complejo, aunque se proyecte como una persona sencilla, ya que debajo de sus capas superficiales se esconden resortes  profundos y complejos que mueven sus luchas cotidianas.

Existen teorías sobre los porqués se escoge o no un tema, y cada autor tiene su singular relato sobre cómo la necesidad de escribir en relación a una temática se le fue volviendo una tarea inaplazable.

Creo que hay  un poco de misterio en torno a la fuerza invisible, pero arrolladora, que lleva a un escritor o escritora a dedicar años o meses para esbozar una narración acerca de un aspecto de la realidad, sea del lejano pasado, del presente inmediato o de lo que acaba de vivir o soñar hace unos segundos o algunas horas.

Y a propósito de los enfoques elegidos para escribir una narración, abundan calificativos que se ganan los escritores porque escogen un tema u otro. En estos días justamente el notable escritor Mario Vargas Llosa expresaba sus preocupaciones en un artículo publicado en el periódico El país, que tituló “Nuevas inquisiciones”, en el que señalaba que el “feminismo es hoy el más resuelto enemigo de la literatura, que pretende descontaminarla de machismo, prejuicios múltiples e inmoralidades”. Como siempre, las opiniones del Premio Nobel de Literatura 2010 han causado muchísimas reacciones a favor y en contra.

No es la primera vez que se producen este tipo de escarceos por los tópicos que abordan los autores en sus obras, sometidas a los juicios de toda laya de parte de críticos y lectores, que en muchas ocasiones hacen señalamientos de tipo moral y llegan a opinar que no deben existir libros sobre las zonas más oscuras del ser.

Entonces, ¿por qué no tomar en cuenta que las lumbres y las tinieblas son igualmente válidas como materia literaria?

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud