La carroña y las ciudades

por el 14/10/18 at 5:18 pm

Como antaño, como ayer mismo, la ciudad de Santo Domingo sigue siendo una metrópoli que se caracteriza por tener calles y aceras maltrechas e inmundas, hostiles al transeúnte, que quisiera tener la oportunidad de caminar con seguridad y decoro por los espacios urbanos y solo se aventura a andar por las vías cuando no le queda otra opción que esquivar montones de basura y rutas y calzadas desgastadas por la carroña y el descuido.

Algo debemos traer del lejano pasado los dominicanos para que persistamos en la mala práctica de desentendernos indolentemente de las áreas urbanas y permitir que las autoridades, en este caso los alcaldes de las ciudades o parcelas de ellas, no se ocupen con rigor de la limpieza y cuidado de las áreas de una ciudad, como la de Santo Domingo, que hace mucho tiempo dejó de ser un coto aldeano para adquirir la categoría de gran metrópoli, a pesar de sus visibles defectos.

No tenemos una localidad al nivel de las grandes urbes de las naciones desarrolladas, porque a pesar del progreso turístico y del crecimiento económico del país las tareas de limpieza, pavimentación, construcción y reparación de aceras y calles siempre se hacen a medias, incluso en zonas que tendrían que ser las tacitas de oro como son las cercanas a los polos turísticos, la Ciudad Colonial, primada de América, y el paseo del Malecón de Santo Domingo, de belleza cautivadora, que tiene tramos impresentables y hasta nauseabundos.
Elecciones vienen y van y el panorama descrito no cambia sustancialmente. Se hace algún que otro amago, pero no se aplican medidas transformadoras, por lo que parece que la coexistencia de la posmodernidad urbanística y del atraso en las administraciones de las ciudades continuará caóticamente y que no habrá voluntad para detener el lastimoso abandono.

Deja un comentario


Protected with IP Blacklist CloudIP Blacklist Cloud